viernes, 23 de octubre de 2009

El caso de la mariposa del abedul













imagen de http://images.encarta.msn.com

Citaré este caso, por ser con mucha diferencia el ejemplo de “mimetismo evolutivo” más frecuentemente citado en las publicaciones de divulgación científica y en la práctica totalidad de los libros de texto, en los que siempre aparecen algunas fotografías del trabajo original, o dibujos adaptados. Hasta tuve que soportarlo una vez más en el congreso sobre evolución que hubo en la Universidad Gregoriana en Marzo pasado.
Se menciona este trabajo, por representar un “excelente caso de adaptación científicamente comprobado, que ha sucedido ante nuestros ojos y que demuestra definitivamente el axioma principal de la teoría de la evolución, a saber: los individuos mejor adaptados son los que sobreviven.
El profesor H. B. D. Kettlewell,[1] estudió una mariposa llamada popularmente falena del abedul, (Biston betularia), especialmente su reacción evolutiva ante la contaminación industrial de las grandes ciudades, en las que se usaba principalmente el carbón como materia prima para las calefacciones. La emisión de enormes cantidades de gases de esa combustión, junto con la carbonilla y el hollín de las chimeneas, ocasionaba el ennegrecimiento de las blancas cortezas de los troncos de los abedules en los parques urbanos y en los bosques de los alrededores.
Paralelamente, el profesor observó que la citada mariposa, que presenta un dimorfismo melánico (existen dos variedades que conviven, una de color claro y otra de color oscuro) no estaba representada por poblaciones semejantes según el nivel de contaminación del lugar, observando que en los bosques de abedules en zonas no contaminadas, predominaban las falenas de color claro, porque al pararse sobre el tronco de los abedules, los pájaros no las distinguían bien y más fácilmente veían y se comían a las mariposas de color oscuro. Mientras que en los bosques que estaban en zonas de elevada contaminación, al estar los troncos de los abedules oscurecidos, las falenas que predominaban eran las de tonalidad oscura por ser las que pasaban desapercibidas al confundirse con el color del tronco y no poder ser distinguidas fácilmente por las aves depredadoras.
imagen de www.kalipedia.com

El profesor presentó su estudio de forma contundente, perfectamente documentado, y con gran cantidad de fotografías; algunas de las cuales siguen hoy reproduciéndose en los libros de texto. Ahora bien, al ser un ejemplo tan gráfico, actual y evidente, ha suscitado multitud de estudios, pero de todos ellos, se encargan muy bien de no comentar nada los evolucionistas. Vamos a citar las conclusiones de algunos de los trabajos más significativos y las repercusiones que tuvieron sobre el propio profesor Kettlewell. Para ello, seguimos principalmente la recopilación que hace Rémy Chauvin.

1. – Diversos estudios[2] habían demostrado tras largas observaciones que las mariposas que presentan dimorfismo melánico, se posan indiferentemente en sustratos de distintos colores, incluso en algunos casos prefieren posarse sobre sustratos de un color completamente distinto del suyo propio, esto es, se observó que las mariposas oscuras eligen mayoritariamente posarse sobre sustratos claros.[3]

2. Se realizó otra investigación en concreto sobre el comportamiento de las mariposas del género falena (las estudiadas por Kettlewell) y no se pudo observar ninguna preferencia sobre el color del sustrato en que se posaban las dos variedades melánicas.[4]

3. – Se comprobó que la falena del abedul es una mariposa más bien rara en Inglaterra; que en los recuentos, apenas alcanzaba los veinticinco individuos por kilómetro cuadrado[5] . (El profesor Kettlewell había realizado sus experimentos en las ciudades industriales del sur de Inglaterra).

4. – El profesor Clarke y sus colaboradores[6] publicaron un trabajo en el que después de 25 años de observaciones detalladas de campo, confesaron que sólo dos veces, (dos veces en veinticinco años) habían visto una falena posarse sobre un tronco.

5. – Dos biólogos italianos[7] estudiaron especialmente las falenas, y pudieron comprobar ante su asombro que tanto las de variedad clara como las de variedad oscura, no se posan nunca sobre los troncos de los abedules ni de otros árboles, sino que lo hacen ocultas entre el follaje, posándose en el envés de las hojas.

6. – El profesor J. W. H. Harrisson,[8] después de 37 años de experimentos, publico un amplio estudio sobre los depredadores de las mariposas, y pudo comprobar que las aves prácticamente nunca comen mariposas, da igual que sean claras u oscuras, o el lugar donde estén posadas.

Ante estos trabajos que contradecían el suyo, el profesor Kettlewell se vio obligado a confesar cómo había realizado su “experimento”: en primer lugar no había trabajado en el campo, simplemente había encerrado en unas jaulas, 84 falenas del abedul y les puso cinco troncos de abedules. Las mariposas sólo tenían para posarse las paredes, el suelo, el techo de la jaula y los troncos de abedules, y aún así, el profesor confesó que no había manera de que las falenas se posasen en los troncos y que para poder tomar las fotos que acompañaban su trabajo, se tuvo que contentar con hacerlas con mariposas muertas fijadas con pegamento en los troncos.

¿Qué queda de la maravillosa y más usada prueba científica a favor de la adaptación y de la selección natural?.
1. Si las fotos son “montajes”.
2. Si las falenas no se paran en los troncos.
3. Si los individuos claros u oscuros se posan indistintamente en sitios de cualquier color, o incluso prefieren los de color contrario al suyo.
4. Y por si era poco, los pájaros no se comen a las mariposas.

Este profesor falsificó el experimento dando por supuesto que debería ser así, puesto que para él, la teoría de la evolución era la verdad. Pero éste es, tristemente, el comportamiento de un fanático, y lo mismo sucede con los que habiendo tenido noticias de todas estas irregularidades, siguen manteniendo y enseñando fraudes como éste.

[1] Kettlewell, H.B.D. – “The evolution of melanismo” – Clarendon press, Oxford, 1.973.
[2] Sheppard, P.M.A. – “A quantitative study of two populations of the moth” – Panaxia heredity, 5, 349-378, 1.951.
[3] Steward, R. C. – “Evolutión of resting behaviour in polymorphic industrial melanic moth species” – Biol. J. Linnean Soc., 24, 285-293, 1.985.
Sargent, T.D. “Melanism in Phigalia titea Lepidoctera Geometridae: a forteen year record from central Massachusetts” – J. New York Entom. Soc. 91, 75-82, 1.983.
[4] Mikkola (1.985).
[5] Rémy Chauvin “Darwinismo El fin de un mito” Espasa Calpe, Madrid, 2.000. p.-111-114. En este libro está el más completo tratamiento de este asunto del mimetismo en las falenas del abedul que hemos encontrado en castellano.
[6] Clarke, C.A.; Sheppard, P.M. “Alocal survey of the industrial melanic forma in the moth Biston betularia, and estimates of the selective value of these in an industrial environment” – Proc. Rot. Soc. 1.065, 424-439, 1.966.
[7] Sermonti, G. ; Catastini, P. “On industrial melanism: Kettlewell’s missing evidence” – Rivista Biol.., 65, 671-698, 1.977.
[8] Harrisson, J.W. H. , Proc. Roy. Soc. 102, 338-247, 1.928.
“ “ , “Melanism in the Lepidoptera” – Entomol. Rec. J. Var. 68, 172-181. 1.956.




Semogil -23 de octubre del 2.009

12 comentarios:

edwcuervo dijo...

Hola, yo como lector externo a este blog, puedo atestiguar que el ejemplo aquí expuesto se sigue explicando en clases de biología de bachillerato, otorgandole una validez total.

un saludo

Ángel dijo...

Gracias por la confirmación. Este es una de los problemas de querer mantenerse dentro de un paradigma que no se corresponde con la realidad, y para el cual, los evolucionistas han desarrollado una capacidad asombrosa. Cuando alguna evidencia empírica demuestra la falsedad de sus hipótesis, enseguida buscan otra nueva explicación, pero lo más increible es que a partir de ese momento siguen usando las dos, la que evidentemente es falsa y la nueva hipótesis que pronto será también reputada como falsa, porque la realidad siempre acaba imponiéndose, aunque algunos necesiten imperiosamente creer que el mundo como ellos lo han imaginado.

Alfonso dijo...

No sabiendo prácticamente nada de biología, y hablando de oídas, el gran problema de la evolución estaría en el comienzo por así decir; dado que si las bacterias son de los primeros pobladores de la tierra que dieron lugar a todos los demas seres, siendo éstas procariotas y el resto de seres vivos complejos eucariotas, todavía no han podido demostrar que una bacteria devenga en eucariota ni bombardeándola con napalm, y si no pueden "realizar" ese primer paso indispensable, ya me dirás la credibilidad que se le puede dar.

Ángel dijo...

Muy agudo Alfonso, sobre todo por lo del napalm (¿se escribe así?). Pero das mucho por sentado si piensas que una bacteria ha podido ser el primer ser vivo de la Tierra por el mecanismo ese de la sopa primitiva que nos quieren endosar. Una bacteria suele tener un anillo de ADN con millones de nucleótidos, miles de proteinas distintas, una membrana selectiva a distintas sustancias, puede tener flagelo, etc...
Vamos que una bacteria es algo sumamente complejo para que pueda ser el primer ser vivo "evolutivo", ese primer ser vivo que ellos dicen surgió de la materia inorgánica.
De lo del paso a eucariotas, primero alguién tendrá que demostrar que los procariotas existian antes que los eucariotas, porque si eso no está claro primero, todo pueden ser elucubraciones inútiles.

Alfonso dijo...

Ya te digo que no hilo fino, puede que me equivoque pero se supone que la evolución va de algo simple que va ganando complejidad, una célula eucariota es más compleja que una procariota, mayor número de orgánulos con función específica, tiene nucleo... luego SEGUN LA EVOLUCION la célula procariota es necesariamente un paso intermedio entre el hipotético bicho padre y la eucariota... por eso lo decía.
Por supuesto todo esto es lo que tienen que demostrar esta gente.

Ángel dijo...

Veo que estamos de acuerdo en que no han demostrado nada, pero lo peor es que la evolución es por definición indemostrable.
Hay otro asunto más peliagudo y es si realmente es posible que de lo menos salga lo más.
Pondré pronto una entrada sobre os candidatos a ser el primer ser vivo, por lo de "sencillo" o por lo de "posible".

JL dijo...

Presisamente la ciencia consiste en eso, en intentar explicar la realidad con las evidencias que se presentan, pero si aparece una nueva evidencia se estudia y si es acertada no hay inconveniente en adoptarla como nueva teoría, la cual a su vez podrá ser de nuevo refutada, si en estudios posteriores se demuestra que es falsa. Las religiones consisten en adoptar verdades reveladas cómo la única verdad sin pararnos ni siquiera un momento a ver de forma medianamente crítica lo que nos enseñan por que corremos el peligro de que lo que contienen esos libros sagrados no sean más que cosas sin sentido y absolutamente demostradas como falsas, al menos en teoría. A mi me gustaría ver pruebas científicas de la creación no verdades de fe sobre la creación, por que es relativamente fácil echar por tierra una teoría científica, lo vemos a diario, los científicos discuten constantemente sobre diferentes puntos de vista de una misma cosa. Si como vosotros decís, dios me creó tal como soy ¿por que yo intento preguntarme sobre todo lo que veo y vosotros aceptais tal cual todo lo que veis? O dios mo me creo a mi, o dios no os creó a vosotros, por que nuestros cerebros funcionan de forma diferente.
Un saludo desde el otro lado y un poco de espíritu crítico. Y de paso si no es mucho pedir, alguna PRUEBA sobre la creación, aparte del conocido libro sagrado.

JA dijo...

Sr JL:
Gracias por no insultarnos a los que ejercemos el espíritu crítico con "pruebas" de la evolución como el de las falenas.
Tendrías que estudiar otro tipo de filosofías distintas a la positivista que viene a decir que lo que no es sensible, o se deduce de lo sensible,( por ejemplo leyendo aparatos de medida que describen movimientos de electrones según una teoría admitida por una comunidad científica), entonces SIMPLEMENTE NO EXISTE.
Hay otras filosofías mas acordes con los hechos, pero que no están tan de moda. En una de ellas se dice que tu existencia, aunque se demostrase algún día que no es otra cosa que materia-energía, es contingente. Y que hay al menos un ente necesario que es su causa y la de todos aquellos entes reales o posibles que no tienen en sí mismos la razón de su existencia.
Según la doctrina que te han infundido los textos que tienen FE en las falenas como demostración científica de la evolución al azar, tus genes egoístas están más evolucionados porque codifican un abanico de proteínas que en el cerebro actúan mejor que en el nuestro (tenemos un cerebro medieval). Sois pues los más aptos, y en unos millones de años se ha de ver que habreís acabado con los neandertales creacionistas. No lo consiguió Hitler, pero Dawkins y sus autobuses ateos van por el buen camino (y pacíficamente, lo cual es de agradecer). Pero hasta que no os impongáis en sitios como Afganistan yo no me creeré que sois los mas aptos. Simplemente creeré que sois de la religión atea con los dogmas de Darwin y vuestros prelados como Dawkins o Ayala.
Yo a tu edad también creía en la materia, pero estudié algo de filosofía por mi cuenta y ya no soy de esa religión. Animo, estudia, que todavía eres jóven.
Un saludo (ah!, no soy cristiano ni moro)

Ángel dijo...

Bienvenido J.A. Me gusta el nivel de tu comentario, la claridad de tus ideas y tu ironía.
Te hago un par de preguntas por si nos ayudas.
¿Qué diferencias consideras que existen entre los animales y el hombre?.
¿Qué piensas sobre cuál fue nuestro origen?.
Un saludo.

juan dijo...

Un saludo, Sr. Hurtado:
Soy J(uan)A(ra), quien ansiosamente espera tu trabajo censurado (mándelo a juanarapanama@yahoo.es).
Estoy echando el diente a tus entradas pero aun estoy comenzando. Pero como no tengo ordenador voy despacio, el rato que puedo en la biblioteca pública.

Contesto rápido antes que venga alguno.
1.- Los animales conocidos en este planeta (incluídos los orangutanes y delfines), no consta que posean la capacidad de captar las esencias intemporales con las que el mundo está ordenado. Por eso el mundo es racional y se puede describir mediante conceptos en un lenguaje (los animales no tienen). Y como hay una (relativa)
libertad se puede elegir una vida "buena" acorde con la "verdad". Además el hombre y mujer (no darwinista)se admira por la belleza y armonía de este mundo, un cosmos hecho con la intención de translucir su causa
transcendente (para gente de buena voluntad, sin ser violentamente compelido por una evidencia apabullante).
2.- El origen del espíritu finito, no puede ser material, sino un espíritu infinito que libremente quiso crear un mundo, éste (u otros que pueda haber)

Ya ves, la razón natural no puede llevar a otro lugar a quien tiene los ojos para ver. No se necesita ninguna fe en libros viejos (que acaban incitando a la violencia muchas veces) para llegar al mismo punto que los creyentes.
Hasta otra vez

Etrusco dijo...

Suponiendo que el experiemento no hubiera sido manipulado y que diera como resultado la disminución en la población de mariposas claras, eso de ninguna forma comprueba la evolución; las mariposas oscuras ya existian, no es que un día la mariposa clara empezó a poner huevos que dieran como resultado una mariposa oscura, ni tampoco se encontrarían ejemplares de mariposas "grises" (Intermedio entre el claro y el oscuro), simplemente significaría que las mariposas oscuras tuvieron mayor oportunidad de no ser devoradas y que pudieron reproducirese. Eso no es evolución, es genética.

skf2410 dijo...

Lo que me llama poderosamente la atencion es la deshonestidad de ese profesor y de los que aun siguen su frudulenta enseñanza sin siquiera un poquitín de rubor.
A su abuela que vayan a pegarle mariposas!