martes, 12 de enero de 2016

DE ESTE MODO NOS QUIEREN ENDOSAR SU VISIÓN DE LA VIDA Y DEL MUNDO.




 ASÍ ÉRAMOS HACE 47 MILLONES DE AÑOS

Con ese titular se publicó en la prensa Española hace seis años la presentación a los medios de comunicación de este fósil. Lo refiero, porque hace unos días encontré el recorte del breve artículo que daba cuenta del hallazgo, lo acompaña un breve texto que trascribo:
Del tamaño de un gato y con una larga cola que le ayudaba a trasladarse de rama en rama. Así era este prosimio, bautizado “Ida”, nuestro antepasado más remoto. El fósil, extraordinariamente bien conservado gracias a que el cadáver quedó hundido en el fango de una laguna en Darmstad (Alemania) hace 47 millones de años, es 20 millones de años más antiguo que el primer fósil de la línea de los primates conocido.


Darwinus masillae (specimen PMO 214214) foto de Jens Franzen

El equipo que lo presentó ayer en Nueva York se mostró “excitado” por este descubrimiento que calificaron de “auténtico eslabón perdido” que conecta nuestra especie con los demás mamíferos surgidos del Eoceno.
Vamos a comentar unas cuantas cosas sobre este fósil y también sobre el modo en que algunos intentan mantener e imponernos su visión del mundo y del hombre.
Este fósil lo encontró en Alemania, en 1.983, un paleontólogo aficionado. Para sacarle más beneficio, dividió los huesos en dos grupos y los vendió por separado, una parte a un coleccionista privado norteamericano y la otra al Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo. La noticia que comentamos, da cuenta de la presentación en Nueva York de una reconstrucción del fósil completo, tras haber estudiado los dos conjuntos de huesos, los investigadores principales fueron Jorn Hurum de la Universidad de Oslo, y J. L. Francen del instituto de investigación Senckenberg de Frankfurt.[1]


                                           Pata delantera del fósil.

En su artículo comentan que las extremidades anteriores son simiescas, pero que la extremidad posterior conservada, muestra el pulgar opuesto, lo que lo coloca en el árbol evolutivo como nuestro antepasado más remoto.
Veamos la cosa con tranquilidad:

PRIMERO: Es más sensato pensar que los restos pertenecen a un lémur fósil como el de la fotografía, que fue como se clasificó el fósil desde un principio. Pero claro, encontrar un fósil de lémur no te hace salir en la prensa, es mucho más interesante encontrar un antepasado humano.
Los lémures son unos primates que sólo viven en la actualidad en la isla de Madagascar. Nos dicen que llegaron allí desde las costas africanas montados en unas balsas naturales formadas por la vegetación que arrastran los ríos en las tormentas, exactamente del mismo modo que otros primates llegaron desde África a América del Sur. Es curioso que defiendan que unos monos pueden atravesar el Atlántico en un tronco de un árbol, sin agua ni víveres, y que a la vez digan que el ser humano tuvo que esperar hasta hace unos 15.000 años, a un periodo interglacial para pasar desde Asia hasta Alaska y colonizar así América. A pesar de que se han encontrado en México herramientas líticas de hace 45.000 años.
 
No resulta extraño que se pueda encontrar un Lemur en Alemania en los sedimentos de un lago del Eoceno. Ya se han encontrado fósiles de Lemur en el Oligoceno de Pakistán,[2] y en el Eoceno en Egipto y Libia.[3]


                                                                                                                                                                                                                                                 Imagen de:  finearteamerica.com
 
SEGUNDO: En vez de clasificar el fósil en alguna de las especies de Lemur (en la actualidad según los taxónomos, han clasificado los lémures en 50 y algunos hasta en 100 especies distintas, todos en Madagascar, los han clasificado en especies distintas por el color del pelo y diferencias de ese tipo), para no dejar dudas de sus intenciones, lo han clasificado como un nuevo ser y le han dado un nombre nuevo en género y en especie, y le han puesto Darwinus masillae, en honor de su ídolo Darwin.
TERCERO: Lo clasifican de “nuestro antepasado más remoto” y se refieren a él como “Así éramos hace 47 millones de años”. Todo ello, cuando ellos mismos están afirmando que en el Eoceno no existía la especie humana, entonces ¿Por qué dice: éramos?. Del mismo modo se puede preguntar ¿por qué dan por cierto que descendemos de un primate?, a fuerza de repetir un slogan, lo entienden como una verdad comprobada.
CUARTO: Como saben que la hipótesis evolutiva flojea especialmente en lo único que puede probar su validez, en los fósiles, se congratulan y nos presentan este fósil como uno de los “eslabones perdidos”. Curiosamente apenas hay ninguno y los que nos han presentado en otra ocasión, como el arqueoptherix, ya se demostró que era una falsificación y que además de ello, no puede ser la prueba  del paso de dinosaurio a ave, porque hay restos de aves en la Patagonia 70 millones de años más antiguos que el arqueoptherix. Así pues, este nuevo “eslabón perdido” ahora encontrado no resistirá mucho tiempo, En principio, el hecho de ser una reconstrucción de huesos que han sido removidos, separados y vueltos a reunir al cabo de los años, hace fácil disponerlos de modo conveniente para tus intereses.

                                        Pata trasera del fósil.

QUINTO: En la ampliación de la foto, de la pata delantera del lémur fósil (es la que aparece dos fotos más arriba, encima del Lemur) tiene unos dedos prensiles como los primates, y el pulgar dispuesto longitudinalmente como los demás dedos. En la ampliación de la única pata trasera que se observa, se ve un pulgar inusitadamente largo y que está colocado formando un ángulo abierto con el resto de los dedos. Se puede observar perfectamente que las falanges del pulgar son curvas, como es propio de los animales que se agarran a las ramas de los árboles. Normalmente el pulgar en estos animales está colocado en la misma dirección del resto de los dedos para no fracturárselo al saltar de una rama a otra. Es pues inaudito que el pulgar en vida de ese animal tuviese esa posición. Puede haber sido colocado así, o puede ser el pulgar de la otra pata que no aparece. En cualquier caso ese detalle es en lo que se fundamentan para colocarlo como antepasado nuestro. Lo más curioso, que hace que esto parezca una broma, es que el ser humano tiene el pulgar opuesto a los demás dedos en las manos, y este primate tiene los dedos de las manos paralelos, y el ser humano tiene los dedos de los pies con el pulgar en la misma dirección que el resto de dedos, mientras que es ahí, en la pata trasera donde ven el pulgar opuesto en el lemur fósil, tendrán que explicar como se ha cambiado de estremidad la cosa. Lleve cuidado, no se disloque el pulgar y lo tomen por un primate.
SEXTO: Si tenemos que sacar conclusiones sobre la posición de los dedos por la postura de los huesos en el esqueleto fosilizado, saquen ustedes mismos las conclusiones de cómo era la otra pata delantera de este lémur fósil por la disposición de los huesos:

                                                       Pata delantera izquierda del fósil

SEPTIMO: Es cuanto menos curioso que se haya presentado el fósil con esa interpretación en el Museo de Historia Natural de Nueva York, porque los cinco profesores que lanzaron el neodarwinismo a mediados del siglo pasado, eran profesores de la Universidad de Columbia y colaboraban también      con dicho museo. Todo está elaborado y mantenido desde allí.      

Y OCTAVO: La última frase del artículo del periódico afirma: “…los mamíferos surgidos del Eoceno”. Nadie puede afirmar cuando ha aparecido una especie ni una familia o un grupo cualquiera de organismos, lo único que podemos afirmar con seriedad es la edad del fósil más antiguo encontrado hasta ahora. Y en el caso concreto que se menciona de los mamíferos, ya se han encontrado madrigueras de mamíferos en el Triásico en la Antártida, 150 millones de años más antiguas que el Eoceno. Todo lo que se dice en el artículo, son slogan sin ninguna base real, “consignas de manifestación” para adoctrinar al público inocente que no tiene argumentos para defenderse. 

Semogil de arriba, 11 de Enero del 2.016
Ángel Luis Hurtado


[1] Franzen, J.L.; Gingerich, P.D.; Habersetzer, J.; Hurum, J.H.; Koenigswald, W., von; Smith, B.H. 2009: Complete primate skeleton from the Middle Eocene of Messel in Germany: morphology and paleobiology. PLoS ONE, 4(5): e5723. doi: 10.1371/journal.pone.0005723 [electronic only publication, but name available from a print run of this article published separately on 21st May 2009].

[2] L. Marivaux et. al. A fossil Lemur from the Oligocene of Pakistan, Science 587, 294 (5542), 587-591. 2.001.
[3] J.J. Jaeger et al. Late middle Eocene of epoch of Libya yields earliest known radiation of African antropoides, Nature 467 (7319) 1095-1098. 2.010.

domingo, 11 de octubre de 2015

LOS PROBLEMAS FILOSÓFICOS DE LA UTILIZACIÓN DEL PARADIGMA EVOLUTIVO COMO ARGUMENTO CONTRA LA EXISTENCIA DE DIOS.




Es complejo unificar las distintas visiones que se conjugan dentro de la cosmología que han construido los biólogos evolucionistas materialistas en consonancia con los físicos teóricos. Con la certeza de dejar al margen algunas visiones particulares, hay unos puntos esenciales y predominantes en su cosmología:

  • La hipótesis del Bing-bag, en alguna de sus variantes, explica el origen y la existencia del mundo inorgánico.
  • La vida ha surgido espontáneamente a partir de la materia inorgánica en unas condiciones atmosféricas diferentes a las actuales.
  • De esas sencillas formas primitivas, han surgido por acumulación de mutaciones azarosas del ADN, todos los vivientes, incluido el hombre.
  • La selección natural ha elegido a los más aptos para vivir, reproducirse y hacer predominante su genoma.

Esta visión pretende dar una explicación lógica y probada de la existencia del mundo y de los vivientes sin necesidad de recurrir a la existencia de un Dios creador y providente.
Esta cosmología, es una nueva versión del materialismo que pretende ser filosofía primera y se nos presenta como científica y por ello como un hecho demostrado.


Esta cosmología materialista, postula como causa eficiente indistintamente dos diferentes:
Primero el sinsentido de que los organismos se construyen a ellos mismos, esto sucede  a raíz del descubrimiento de los genes homeóticos, sin darse cuenta de que un ser que es causa eficiente de otro, debe existir en acto antes de generar al generado, y si es el mismo, se da la paradoja de que debe existir antes de existir, lo que es evidentemente absurdo. Sobre esta locura puede verse el libro de la foto, o el de Erich Jantsch profesor en Berkeley: The Self-Organizing Univers, Oxford, 1.980. 
El arte de los genes, como los organismosse construyen aellos mismos - 2.003.

En Segundo caso, postula como causa eficiente la selección natural que escoge a los mejor adaptados por alguna mutación azarosa que ha sufrido su ADN. Dado que la selección natural no es un sujeto capaz de elegir, y dado que en el fondo es simplemente quien muere antes y quien después, resulta que la muerte es la causa eficiente de la vida, evidentemente el que no cree en Dios, puede creer cualquier cosa.
como causa formal, (causa de la forma, esto es el alma y la pertenencia a un tipo concreto de viviente, la especie) el ADN, lo que implica, puesto que el ADN son moléculas formadas por átomos y por lo tanto materia, que la causa formal desaparece, es absorbida por la causa material. 


Y como causa final y por lo tanto primera, (la respuesta al ¿para qué?, a la finalidad), la muerte, la nada, el no-ser. Y eso para los seres vivos en los que todo existe con una finalidad, las alas para volar, el corazón para bombear la sangre etc.., desaparece la finalidad en un proceso evolutivo que culmina según nos dicen en el hombre que todo lo que hace, lo hace con una finalidad. Es evidente que han renunciado a la razón.



Se pretende hacer surgir del azar que es irracional: un cosmos totalmente ordenado, dotado de unas exigentes leyes naturales; la complejidad de la vida orgánica; la emergencia de la racionalidad humana desde lo irracional. No conocemos ningún caso en lo que conocemos del universo, en el que se saque lo más desde lo menos. Esta cosmología es una fantasía, y así se verá en un futuro no muy lejano.

Ángel Luis Hurtado
Semogil 11 de Octubre del 2.015



viernes, 2 de enero de 2015

NUESTRO CUERPO NO ES SIMPLEMENTE EL DE UN ANIMAL




Hasta las personas que defienden que el hombre posee un alma espiritual, suelen dejar el cuerpo humano a merced de los zoólogos, como si el cuerpo del hombre fuera el cuerpo de un animal más.
La antropología de Platón que consideraba al hombre como el piloto de un navío, como si nuestro cuerpo fuera el traje que llevamos puesto, ha hecho estragos,  Platón conectó con la doctrina hindú de la reencarnación que identifica al hombre sólo con su alma, que va errante a través de los siglos cambiando de cuerpo. Descartes también sucumbió a esa visión del hombre, y tras él, la modernidad, y lo que viene detrás de ella, ¿qué otra cosa es la postura postmoderna de la transexualidad: mi cuerpo es mío, y si no me gusta lo cambio?.
Parece que no queremos ver, más que aquello que nos interesa para conseguir nuestros deseos. Pero el cuerpo del hombre no le pertenece al hombre, es el hombre. El cuerpo, es constituyente de él, no existe el hombre sin cuerpo, el hombre no es un ser espiritual, es un ser a la vez espiritual, anímico y corporal, puede indistintamente, ayunar, ver la luz o partirse un brazo.
Y el cuerpo del hombre no es como el cuerpo de los animales. El hecho de que esté configurado de modo semejante y que tenga muchos órganos y biomoléculas semejantes, sólo indica que para respirar el aire atmosférico y captar su oxígeno en las cantidades que necesita un ser dotado de movimiento, lo mejor son pulmones y glóbulos rojos (evidentemente estoy simplificando, no pretendo un tratado de fisiología). Para asimilar los nutrientes de los alimentos, lo mejor es una bolsa donde digerirlos y un tubo largo en el que ir absorbiendo los nutrientes, etc.
Pero si queremos ver en realidad la profunda interrelación que existe en el hombre entre su cuerpo, su psique y su espíritu, tenemos que ser más perspicaces, y que conste que esta clasificación ternaria, la hacemos para poder estudiarlo mejor, pero no son partes separables, no existe un cuerpo, un alma y un espíritu como tres piezas de una máquina. El hombre es una unidad. Mis dedos también soy yo, y si me corto un dedo, sigo siendo yo, pero me falta un dedo, y ese dedo que me he amputado, seguiré sintiéndolo el resto de mi vida, (y si alguien lo duda, que le pregunte a alguien a quien hayan amputado un brazo o una pierna).
No voy a mencionar cosas muy sabidas y evidentes que indican esa profunda unidad del hombre, como que si te pillan mintiendo, te sonrojas, o que por un disgusto te sube la tensión y te puede dar un infarto, voy a comentar sólo tres detalles conocidos, pero menos comentados, para mostrar que el cuerpo humano no es el cuerpo de un animal, sino el cuerpo de un hombre. Ya sé que esto implica que el hombre y su cuerpo no han podido salir de un animal, pero que defiendo eso, es algo evidente para los seguidores de este blog.


LA AUSENCIA DE CELO
Los vegetales tienen su época de floración y de fructificación. Todos los animales tienen su época de celo y de apareamiento, por ejemplo, los perros tienen el celo aproximadamente cada seis meses, el tiempo necesario para los 61 días que dura el desarrollo embrionario, unos tres meses de amamantamiento, y otro mes para recuperarse la madre después de que los perritos ya pueden alimentarse por ellos mismos. La sexualidad para los perros, como para el resto de los animales, está limitada a esos periodos de celo, porque el fin primordial de la sexualidad en los animales es la reproducción, en los perros, la sexualidad tiene como finalidad que existan más perros.
Pero en el ser humano no es así, la mujer no tiene épocas de celo, está permanentemente receptiva fisiológicamente (otra cosa es psicológica o espiritualmente pero no me voy a meter aquí por razones obvias y porque quiero centrarme en el cuerpo). Sólo un ser dotado de facultades espirituales como son el entendimiento, la libertad y la voluntad, puede gestionar una sexualidad sin épocas de celo. Si el cuerpo del hombre fuese el de un animal, y dado el tiempo que una criatura humana tarda en poder valerse por ella misma, la mujer sólo estaría receptiva al varón a los quince o veinte años de haber tenido un hijo (menudo pastel). Por lo tanto, la ausencia de celo en la fisiología del cuerpo de la mujer, indica que ese cuerpo sólo puede ser cuerpo de un ser dotado de facultades espirituales (entendimiento, libertad y voluntad) para poder gestionar esa realidad.

EL ÁNGULO VAGINAL.
En todos los mamíferos, la vagina sigue como una prolongación del útero, lo que facilita el parto y también el que el macho monte a la hembra por detrás. En la mujer, la vagina forma un ángulo de entre 90 y 100 grados con el útero, lo que dificulta enormemente el parto, obligando al niño al nacer a hacer dos giros para poder atravesar el canal del parto, con serio riesgo de complicaciones para su vida y para la de su madre.
Es curioso como los evolucionistas, no mencionan el origen evolutivo de esta peculiaridad, porque según su forma de interpretar la realidad, la vagina habría evolucionado desde una como la de cualquier simio o mamífero hasta la actual, ¿cómo es posible que la selección natural tan sabia y providente haya seleccionado un giro que ha provocado tantas muertes de madres y de hijos?. Si la mujer que tuviera la vagina hacia atrás, pariría con más facilidad y evidentemente tendría más hijos y su condición se heredaría, etc…
Es evidente que no se puede aplicar el paradigma evolutivo al ser humano. 

El rostro del ser humano por su expresividad, es el mejor reflejo del alma. El hombre puede hacer lo que quiera porque es libre, pero por eso mismo, puede hacer lo mejor y puede hacer lo peor. Pero, tanto la vagina abierta hacia delante, como la curvatura del pene en la erección, son así fisiológicamente, porque el hombre es un ser espiritual llamado a darse, a amar al otro, y las relaciones sexuales en el hombre son la realización de esa unión con el otro, con el que te haces uno, pero no sólo corporalmente, sino totalmente, uno en cuerpo, alma y espíritu, una unión con vocación de eternidad. Si uno se da al otro por amor, necesita ver al otro cara a cara, para estar cerca de su interior, no sólo físicamente. Por supuesto que es posible tener relaciones estando el hombre detrás de la mujer, el hombre es libre y existe lo que se llama fornicar, que puede dar placer, pero tiene poco que ver con el amor, (el que pueda entender que entienda).
Así pues, la inclinación de la vagina hacia delante y la curvatura del pene indican que el cuerpo humano es el cuerpo de un ser espiritual, y más aún, esto a riesgo de la propia vida del hombre, por ello, se puede afirmar que según la naturaleza, la vida espiritual es más importante que la vida física.

LA MENOPAUSIA.
En todos los animales y especialmente en los simios, la época reproductiva dura  prácticamente hasta la muerte, por lo que la mayoría de las  crías que nacen cuando la madre es ya mayor, suelen morir al poco de morir la madre. Pero en el ser humano esto no es así.
En la mujer se da la menopausia, la época reproductiva, acaba al menos unos veinte años antes de la edad media de muerte. Evidentemente esto permite a la madre cuidar durante muchos años a los hijos de su madurez, e incluso colaborar en la crianza de sus nietos.
Esto se debe principalmente a todos los años de crianza que necesita un ser humano para desarrollar sus capacidades cognitivas y su compleja situación ante el mundo. Y al gran valor de cada ser humano.
El que la fisiología de la mujer presente la menopausia, es indicativo de que su cuerpo y el de su hijo, son cuerpos de un ser espiritual que necesita una muy larga época de aprendizaje al estar casi totalmente libre de los condicionamientos instintivos y medio ambientales, y por ello tener que alcanzar un elevado grado de desarrollo psicológico y espiritual para poder enfrentarse al mundo y comprenderlo como la realidad que es.

Estos tres detalles son sólo unas pinceladas que espero estimulen la curiosidad del lector como han estimulado la mia. 

Ángel Luis Hurtado
Semogil 2 de Enero del 2.015.








jueves, 6 de noviembre de 2014

LA ESTABILIDAD DEL MUNDO - EL PRINCIPIO DEL ACTUALISMO




Este es un principio básico en todas las ciencias y también en la vida cotidiana.
El principio podría enunciarse así: Observando lo que sucede en la actualidad, podemos deducir por analogía lo que sucedió en el pasado.

Este principio se usa cotidianamente en geología, por ejemplo, observamos, cómo en la actualidad, las olas amontonan la arena en la playa con una estructura muy concreta, vemos que entre los granos de arena, hay conchas de bivalvos, de gasterópodos y restos de alguna ostra.

Estas observaciones que hemos realizado, nos permiten afirmar con bastante certeza que un paquete de arenas de una época geológica pasada, amontonada con la misma estructura, y con fósiles de bivalvos, gasterópodos y ostras, se sedimentó en una antigua playa de unas condiciones geográficas y climáticas semejantes a la que hemos observado en la actualidad.

Este principio usado cotidianamente, aún sin conocerlo, permite todas las investigaciones policiales y muchas de las investigaciones científicas, pero implica inevitablemente una cierta estabilidad del mundo, que permite adquirir conocimientos gracias a la experiencia. Esta experiencia puede ser previa o posterior. ¿Cuántas veces al observar algo ha entendido claramente un suceso del pasado?, diciendo o pensando: “¡Ah!, así que esto fue lo que pasó”.

Se puede uno imaginar un mundo inestable: si ponemos la sartén en el fuego con aceite, y le echamos un huevo de gallina, no sabemos qué saldrá, si un escalope de ternera, una trucha a la plancha, o una fuente de profiteroles. Si su médico le receta una vacuna, no sabemos si le va a servir para la viruela, el sarampión, el cólera o la gripe. Si gira la llave del arranque de su coche, no sabemos si el motor se pondrá en funcionamiento, si el asiento se echará para atrás, o se caerá la puerta al suelo.

Es precisamente la estabilidad del mundo, la que nos permite aprender y relacionarnos y ha hecho posible que levantemos esta civilización.

En la actualidad hay dos teorías “científicas” que nos impelen con insistencia a creer en la inestabilidad del mundo: la teoría de la evolución y la teoría de la relatividad.
Su argumento principal es que aunque el mundo nos parezca estable, eso es una ilusión debida a la corta duración de nuestra vida comparada con la de las edades geológicas, o con la del Universo.

Se pretende que aceptemos como científico algo que sobrepasa con creces la objetividad propia de las ciencias empíricas, que ha de permitir realizar experimentos para su verificación. Todos sabemos que los gatos paren gatos, de los huevos de pata, nacen patos, y que si plantamos una castaña, crecerá un castaño; está es nuestra experiencia de la estabilidad del mundo.

Pero nos dicen que es un hecho científico comprobado que ha sucedido millones de veces a lo largo de la historia de la tierra, que un ser de una especie engendre un descendiente de otra especie distinta. Puedo entender que los descendientes son parecidos a sus padres, no iguales, y que esas pequeñas desigualdades varían y oscilan a lo largo del tiempo, pero que un tipo de seres genere otro tipo de ser con otro tipo de vida, es algo de lo que no tenemos ningún ejemplo, ni en la actualidad ni en el registro fósil.

Por otro lado nos dicen que todo es relativo, el movimiento, el espacio, el tiempo, nuestra percepción de la realidad, todo, nos dicen que no existe nada objetivamente verídico. Cuando en realidad no es que el movimiento sea relativo, lo que es relativa es nuestra capacidad para observarlo y medirlo, pues depende de nuestra posición.

Otro tanto ocurre con el espacio y el tiempo, no son relativos, sino que nuestra capacidad de medirlos o de estudiarlos, se queda corta ante escenarios complejos que podemos imaginar, pero no en la vida real, por eso tenemos metros y relojes.

En cuanto al resto de cosas, hay ciertamente cosas opinables como cuál es la chica más guapa o la comida más buena, pero la mayoría de las cosas, o son o no son, la pantalla en la que usted lee esto, no es relativa, existe ciertamente, y no es opinable si existe o no, eso son sólo majaderías, o posturas de personas que se empecinan en mantenerse en el error.

Como bien explicó Santo Tomás: El que niega la existencia de la verdad, cae en una fragante contradicción, puesto que para el, es verdad que no existe la verdad. Los relativistas pecan de esto, puesto que para ellos es verdad que todo es relativo.

Si nos pidieran que creyésemos que los elefantes vuelan, pensaríamos que nos toman por tontos, o que se trata de algún experimento sobre la fantasía, y nos piden que creamos en la inestabilidad del mundo, algo que contradice todas nuestras percepciones de la realidad y asentimos sin más.

Ángel Luis Hurtado
Semogil 6 de Noviembre del 2.014